La punción seca, la nueva ¿panacea?

La punción seca, la nueva ¿panacea?

Cuando estaba en la carrera, haya por 2012, oí hablar por primera vez de una técnica
que se llamaba punción seca. Ese mismo año, vi a unos de mis profesores (y valga
decirlo, uno de los mejores clínicos que he visto en este campo) realizar la famosa
técnica en directo. Me pareció sobrecogedor ver por primera vez, in situ, el espasmo
del músculo y como éste reaccionaba al filamento de la aguja.

Poco después me especialicé en el tratamiento con dicha técnica, y mi sorpresa fue ver
la demanda tan alta que tiene la técnica en la consulta. “¿tu pinchas, verdad?” “aquí
hacéis lo de las agujas, verdad?”.
Aún así, hay gente que aún no conoce lo que es está técnica, en que consiste y sus
beneficios potenciales.
Un pelín de su historia.
La punción seca es una técnica de fisioterapia invasiva la cual empiezan a administrar en Estados Unidos los Drs. Travell y Simons [1] a consecuencia de sus estudios en los patrones de dolor referido por las estructuras musculo-esqueléticas. Los Drs. 

 

Travell y Simons, se dieron cuenta de que hay determinados músculos que dan dolor en zonas distintas a las que se encuentran. Pongamos como ejemplo el músculo trapecio superior, que puede dar dolor en la nuca, por encima del ojo, en la parte posterior de la cabeza o incluso en el ángulo mandibular.
¿En que consiste la técnica?
La punción seca es una técnica invasiva en la que el fisioterapeuta que la aplica
insertará una aguja cerrada (similar a las que se usan en acupuntura) en el músculo del
paciente. La aguja que se introduce no contiene ninguna sustancia ni ningún
medicamento. Es simplemente el filamento que va directamente al músculo del
paciente. Una vez en el músculo el fisioterapeuta intentará conseguir un espasmo
involuntario del músculo (lo que se conoce como respuesta de espasmo local). Cuando
se ha conseguido la respuesta de espasmo local, el fisioterapeuta dará por concluida la
administración de la técnica.
Pero… ¿duele?
La técnica suele dejar molestias residuales. Es muy soportable. Si que es cierto que el
dolor post-punción va a depender mucho de la zona del cuerpo donde se administre.
Sin embargo con una buena combinación de técnicas manuales tales como masajes o

estiramientos analíticos del músculo que se ha tratado, se logra reducir las molestias

posteriores.
¿Qué se consigue?
Los beneficios que se consiguen con la punción seca son una disminución de tono
muscular, aumento del rango articular, mejora en la funcionalidad y disminución del
dolor.
¿Es realmente esa “nueva panacea”?
Naturalmente la punción seca no es la solución para todos los problemas que nos
encontramos en la práctica clínica, podríamos denominarlo como un arma potente a
emplear.
Desde el punto de vista de la práctica clínica, en el Centro de Fisioterapia Villa, vemos
que los pacientes tienen una evolución muy positiva con la técnica. Pero, muchas

veces la práctica clínica no es extrapolable al resto de la población, así que ¿qué dice la
ciencia?
En este artículo [2] se compara los efectos de la punción seca más estiramientos del
musculo trapecio superior contra los beneficios del estiramiento de dicho musculo
solo. Se concluyó que el tratamiento combinado de punción seca más estiramientos
era más efectivo que los estiramientos aislados para la reducción de dolor y mejora del
rango articular.
En este otro articulo [3] los autores evalúan la efectividad de la punción seca en
pacientes con dolor de cuello inespecífico. En este estudio se midió la intensidad del
dolor, la hiperalgesia, el rango articular del cuello, la fuerza de la musculatura del
cuello y la percepción subjetiva de discapacidad. Después de 2 sesiones se vio que
todas las mediciones anteriormente descritas mejoraron respecto al inicio del estudio.
Por último, en este articulo [4] (y ligándolo con la entrada anterior del blog) se estudia la
efectividad de la punción seca combinada con la terapia manual para el tratamiento

del síndrome de dolor patelofemoral. Los autores concluyeron que el tratamiento
combinado era efectivo para la reducción del dolor.

Aunque la punción seca sele muy bien parada de los artículos mostrados
anteriormente hay que resaltar una vez más que no es la solución para todos los
problemas que nos encontramos en la práctica clínica y que desde el Centro de
Fisioterapia Villa apostamos por tratamientos multimodales que nos ayuden a
encontrar el mayor beneficio para el paciente.

Referencias.
1) ) Simons, D., Travell, J. and Simons, L. (1999). Travell & Simons’ myofascial pain and
dysfunction. Baltimore: Williams & Wilkins.

2) Cerezo-Téllez, E., Lacomba, M., Fuentes-Gallardo, I., Mayoral del Moral, O., Rodrigo-
Medina, B. and Gutiérrez Ortega, C. (2016). Dry needling of the trapezius muscle in
office workers with neck pain: a randomized clinical trial. Journal of Manual &
Manipulative Therapy, 24(4), pp.223-232.
3) Cerezo-Téllez, E., Torres-Lacomba, M., Fuentes-Gallardo, I., Perez-Muñoz, M.,
Mayoral-del-Moral, O., Lluch-Girbés, E., Prieto-Valiente, L. and Falla, D. (2016).
Effectiveness of dry needling for chronic nonspecific neck pain. PAIN, 157(9), pp.1905-

1917.
4) de-la-Llave-Rincón, A., Loa-Barbero, B., Palacios-Ceña, M., Salom-Moreno, J.,
Ortega-Santiago, R., Ambite-Quesada, S., Arias-Buría, J. and Fernandez-De-Las-Peñas,
C. (2016). Manual therapy combined with dry needling for the management of
patients with patellofemoral pain syndrome. Manual Therapy, 25, p.e82.

Share:

Leave a Reply